RECUERDOS DE LOS BUENOS MOMENTOS CON MIS MASCOTAS

Compartir en...

Un dia muy temprano, ví a una amiga llegando muy apresurada a una reunion importante.

Cuando nos encontramos la saludé y me dijo:- ¿Hola Mari? -¿Sabes por qué vengo toda chascona?-
La quede mirando y me dijo:- ¡La perra desgraciá se nos arrancó y andan todos buscandola!- jaja!.

Ese momento, fue muy divertido y no aguanté las ganas de reirme al mirarla a ella muy elegante vestida, con el pelo tomado y a la vez todo enmarañado. Minutos mas tarde, vi llegar a su familia, todos cansados y los imaginé detras de su perra, a la que al final en ese momento no encontraron.

ahhh! mis amigos me hicierón recordar, lo importante que son las mascotas en las vidas de las personas; incluso pasan a ser queridos, y como alguien más en las familias.

Yo tambien crecí con mascotas, la que recuerdo, fue una de las perras mas grandes que he visto; se llamaba Osa.
La Osa era juguetona y siempre salia al lado de mi padre; hasta que un dia, mi padre volvío a casa solo y de la Osa no se habló más, ni tampoco pregunté.

Tiempo despues, tuvimos un perro negro policial, se llamaba Oso!  El Oso, siempre estaba echado afuera de la casa donde viviamos. Todos conocian al Oso y el Oso a ellos, era un perro gordo, que cuando jugabamos y gritabamos el ladraba de contento, y despues se volvia a echar y se ponia a dormir. Así dia a dia, se le fue la vida.

Lo reemplazo el Dino, un perro mediano, color cafe con leche, era peludo y loco como el solo. Lo recuerdo ladrando, entrando por una puerta y saliendo por otra, como un niño más de los que siempre llegaban a jugar a mi casa.

Tambien estaba el Minino, el gato grande y amarillo con ojos verdes y que yo queria. Siempre que el estaba en casa, estaba a mi lado ronroneando y con sus miaus. Yo jugaba con él y él me arañaba, pero nunca me rasguñaba, se echaba como un bebé, y se estiraba quedando muy largo a mi lado; me gustaba acariciarlo, porque su pelaje era suave y cuando lo miraba, el tambien lo hacia, era como si me agradeciera de estar junto a el.
un dia salió y nunca mas volvió, asi son los gatos!.

Otra mascota que recuerdo, es el Dogui!  No recuerdo como llegó a nuestra casa. Era un perro bien chiquito, gordito , lanudo y enteramente blanquito. buscandole un nombre un amigo dijo “Dogui” y a mi me gustó ese nombre. El Dogui es el perrito más juguetón que yo he visto!

Siempre que yo regresaba a casa desde la escuela, el estaba esperandome metido debajo de un mueble, apenas sentía abrir la puerta , ahi estaba mi perrito, ladrando a todo dar alrededor de mis pies.  Corria de un lugar a otro, yo lo tomaba en mis brazos, y me miraba como si quisiera hablar.  El Dogui, fue el tierno perrito que me hiso llorar, cuando estuve a su lado por varias horas, cuando enfermó y murio. Estaba agradecida a esa mascota, porque me habia hecho reir en ocasiones, cuando no tenia motivos para hacerlo.

Estas fueron mis mascotas, a las que con mis hermanas, les sacabamos las espinas, y les vendabamos las patas, cuando andaban cojos, a los que les dabamos de nuestra comida.

En fin! la actitud de mi amiga y su familia, de ir en busca de su perra, me trajeron a la memoria, los recuerdos de las mascotas que dieron alegrias a mi familia y a mi, cuando pasé de una etapa a otra antes de formar mi propia familia.

Las mascotas son buenos amigos, que te escuchan y te contestan ladrando o ronroneando, y aunque no hablan, son nuestros mas fieles amigos, uno aprende a quererlos, a pesar de que muchas veces, nos andan trayendo en cuatro patas buscandolos.

Vale la pena tenerlos, porque ellos son leales!

Ojalá! todos cuiden a sus mascotas y las disfruten, aunque se despeinen buscandolos, como mi amiga!!

¡Que tengan un lindo dia!

Marisol

Foto: http://www,sxc.hu

Save

Post relacionados:

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Requerido *