PRINCIPES Y PRINCESAS

Compartir en...

Aunque un poco tarde, vi algo de la boda real. Ví al joven príncipe, convirtiendo a su prometida, en una verdadera princesa.

Una linda boda que quedará en la memoria de todos, y a mi recordando. cuando hace unos meses atrás yo tambien asistí a una gran boda. No habian palacios, lacayos, ni carruajes, ni una gran catedral; sólo amigos.

Ese dia, observé a esa novia y me contagió con sus lágrimas, mientras daba el “Sí”, con un ramo de rosas rojas entre sus manos.

Yo sabía, lo que significaba cada una esas lágrimas para ella porque años atrás; sola y saliendo de un matrimonio de abusos, mis amigas llenarón su estanque de gasolina, otras le llevaron alimento para ella y sus hijos al hotel, donde otros amigos le pagarón para que pudiera éstar con sus cuatro hijos.

En ese momento, yo no sabia como una madre tan joven con cuatro hijos, podría salir adelante!. Ella dias despues encontró un trabajo, y se cambió de ciudad.

Hace poco tiempo volvió, con sus cuatro hijos, todos más grandes y con experiencias que la gran mayoria de los niños de sus edades, no han vivido.

Cuando los ví, todos sonreian, porque siempre fue lo que nunca perdieron, junto a su madre.

Un dia ella me dijo: – Me gustaria, que tu y tu esposo, estuvieran en mi boda-  Le dí las gracias y  un abrazo espontaneo, porque eso me llenó de alegria.

Para no perderme detalles emocionantes, el dia de la boda, me apresuré para llegar temprano…

Cuando llegó la hora de empezar; Ella se paró bien esbelta, en frente de la puerta del pequeño salon donde se llevaría a cabo la ceremonia. Caminó con paso seguro, en medio de la melodia nupcial  hacía donde se encontraba  su principe. Un hombre comun y corriente, un gran hombre que la dignifico, al tomarla por esposa entre sus lágrimas y las sonrisas de sus niños.

Ese hombre para mi, es uno de los hombres buenos de este mundo, un hombre valiente; un hombre que hoy tiene una gran familia, niños felices y una mujer llena de autoestima y amor por él.

Este hombre, puede con todos los honores ser llamado “Principe”,  porque convirtió en su “Princesa”, a una gran mujer, muy lejos de Inglaterra.

Ojalá!… Los “principes y sus princesas”, con coronas o  sin ellas, busquen ser felices para siempre… como lo reza, cada lindo cuento de este tipo…

Que tengan un bonito dia!

Marisol

Foto: mi amiga, y la imagen que capturó mi camara!

 

 

 

Save

Post relacionados:

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Requerido *