MUJERES CON IDEAS EMPRENDEDORAS

sol“¿Que te gusta hacer? ¿Que actividades te hacen sentir bien? ¿Tienes una idea, que te gustaria convertir en un negocio?”.

Me gusta un grupo de venta en Facebook, sus integrantes son mayormente mujeres que viven en mi ciudad o en los alrededores. Es un grupo my activo porque en todo momento están ofreciendo y vendiendo las cosas que tienen, que hacen o que ya no necesitan.

Así como ellas, hay una mujer que ofrece muebles usados, los cuales pinta con colores y estilo vintage. Lo que ha llamado mi atención es el alto precio que cobra por cada uno, y cómo en cuestión de minutos, las interesadas en sus productos aparecen dispuestas a pagar incluso, un precio más alto por ellos. Lo curioso es que las mujeres que compran esos muebles decorativos, podrían encontrarlos a bajísimos precios, podrían comprar la pintura y trabajar en un proyecto propio para gastar menos.

Es increible ver, que  hay muchas mujeres quienes prefieren gastar grandes sumas de dinero, antes de hacer ellas mismas las cosas. Ellas son un nicho importante en las ideas emprendedoras.

Esa mujer que pinta los muebles usados con los colores de moda ha encontrado una idea de negocio rentable por internet. Ella ni sabe que tiene una admiradora y que su idea es una inspiración para este post. 😉

Lo que he observado en este grupo, me ha llevado a pensar, en las mujeres, que buscan ideas y trabajan en proyectos propios. Las mujeres que siempre están buscando y pensando en las cosas que les apasionan hacer; son mujeres que han tomado la decisión de hacer cosas, de salir adelante buscando información, capacitándose para convertir sus ideas en proyectos de negocios rentables.

Esas mujeres salen adelante porque creen en sus ideas y proyectos que las hace descubrir, crear, actuar y tomar riesgos.

Hasta donde he podido observar hay dos grupos de emprendedoras…

Están las mujeres que tienen una profesión o conocimiento en algun tema en particular. Sus emprendimientos generalmente están relacionados al negocio de los servicios y la aplicación de nuevas tecnologías, su preparación les permite asumir también mayores riesgos y hacer negocios más grandes y rentables.

El otro grupo donde está la mayoría, está compuesto por mujeres no profesionales; madres y amas de casa que gestan sus ideas en sus hogares cuando ven carencias económicas. Sus emprendimientos están basados en proyectos y hobbies tales como artesanía, manualidades, costura, repostería y otras áreas.

Ellas se animan a buscar ayuda, capacitación, asesoría y préstamos en programas gubernamentales especialmente dirigidos al sector rural.

Muchas mujeres encuentran su pasión en sus ideas y logran montar un pequeño negocio con la esperanza de hacerlo crecer para generar empleos. Muchas de ellas crean grupos de trabajos, cuyo enfoque es trabajar y emprender juntas en ideas similares.

Los grandes desafíos que generalmente éstas mujeres emprendedoras enfrentan es la falta de apoyo por parte de la familia, especialmente de los esposos, quienes están acostumbrados a proveer y tener a sus mujeres en casa. Critican e interpretan la capacitación de su mujer como pérdida de tiempo. Su pensamiento cambia cuando ellas llevan por primera vez dinero a casa.

Otros desafíos que muchas emprendedoras enfrentan son el poder movilizarse de un lugar a otro, y encarar algunas actitudes negativas hacia las mujeres emprendedoras, además de lidiar con el sentimiento de culpa por dejar a sus hijos.

Con todos estos reveses aprenden a manejar sus emociones, y se sacrifican para sacar adelante sus proyectos. Aprenden  a ser organizadas, a distribuir su tiempo entre su casa, sus hijos y su trabajo. Son mujeres acertivas y cumplidoras en sus responsabilidades.

Personalmente, yo amo este blog porque es mi emprendimiento. En él puedo expresarme y compartir mis pensamientos. Es increible que, sin saber nada de este mundo de los blogs y casi nada de internet, me aventuré hace cinco años a sacar ésta idea a la luz, y estoy infinitamente agradecida a mi familia y a las personas que me han ayudado en esto. Entre mi trabajo, mis responsabilidades y el poco tiempo que tengo; escribir en este blog ha sido, y es, una linda experiencia, donde aún tengo mucho que aprender.

Sé que emprender y sacar adelante una idea brinda un sentimiento de alegría y satisfacción personal; ayuda a expandir tu visión. Emprender en algo que te gusta, te ayuda a crecer y a adquirir conocimientos en temas diferentes, ayuda a tu autoestima y a ser mas productiva y feliz durante el día.

Si tienes una idea que podría satisfacer las necesidades de otras personas, atrévete a buscar información a tu alrededor, investiga sobre tu idea, pregunta y busca respuestas.

Ocupa bien tu tiempo y ponte a trabajar en esas ideas que rondan tu cabeza, porque podrían convertirse en proyectos rentables.

¡Quizas hasta podrías pintar muebles! 😉

¡Un abrazo a todos y que tengan un lindo dia!

Marisol

Post relacionados:

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Requerido *