LAS INOLVIDABLES MENTORAS DE MI VIDA

Compartir en...

solSegún el diccionario, un mentor es un consejero o guia de otro, y desde que nacemos todos contamos con ellos para bendecir nuestras vidas.

Al observar fotografías que tengo o han sido enviadas para que no me olvide de donde vengo, busco, en mis recuerdos a las mentoras del resultado de lo que hoy soy.

¿Quienes fuerón aquellas mujeres con las que tuve grandes conversaciones y las que me enseñaron cosas importantes?

Mi querida abuela materna: Ella me enseñó sobre el amor incondicional, sobre la humildad, a vivir con poco, a ser amistosa, respetuosa y reverente.

Mi madre: Un ejemplo de esfuerzo y paciencia para mi, desde niña y por años la ví lavando y  escobillando la ropa hasta altas horas de la noche, por lo tanto me enseñó que la ropa blanca siempre debe ser blanca y que la ropa de colores claros, se lavan separadas de los colores oscuros… Una mentora  muy trabajadora y preocupada de mi. Siempre me he preguntado, cómo podía hacer tantas cosas, y cúal era su obsesión, de que mi caballo fuera siempre el blanco en los carruseles de mi ciudad… Siempre me enseñó, lo importante que yo era para ella.

La Sra. Rosa: A quien, mis amigas y yo amorosamente le púsimos a escondidas y por sobrenombre “El camión” porque cada dia nos llevaba a todas a trabajar cuando eramos adolescentes, nos cuidaba, nos ayudaba y nos hacía reir. Su último abrazo para mi, fué desde su lecho de enferma, cuando me marché.
Ella me enseñó sobre la importancia del trabajo, a ser honesta al realizarlo y a sentirme contenta por tenerlo.

La Sra. Tere: La vecina de al lado, la madre de mis amigas, mi segunda madre como la llamo yo. Sus abrazos, sus consejos, su amor, las comidas que disfruté junto a sus hijas como si fuera una más de ellas. Sus gestos, me enseñarón a ser más caritativa y a preocuparme por los demás.

Mis mentoras fueron éstas mujeres y muchas más, a quienes escuchaba volviendo mis ojos hacía arriba cuando tenian algo que decirme. Ellas me enseñarón a sonreir y a sentirme feliz. Estas mujeres adultas, fueron quienes ejercierón una influencia positiva en mi vida y en la vida de mis amigas en el vecindario donde crecí.

Como ellas hay mujeres a nuestro alrededor, que tienen muchos talentos e historias para compartir, unas ancianas otras no tanto, que aún ahora llenan mi vida y la de ustedes con lecciones para aprender a ser mejores. Las cálidas manos bondadosas de las mentoras en las comunidades, brindan más brillo y calor a sus propias vidas y tambien a las nuestras.

Al recordar a cada una de mis mentoras, siento que fuerón una luz en mi vida.
¡Estas mujeres dejarón un regalo para mi!… El regalo de saber quien soy yo. Amo el recuerdo de ellas por eso.

Agradezco especialmente a mi madre, su obsesión de elegir en los carruceles de mi ciudad el caballo blanco para mi, porque esto me hiso sentir, que yo siempre era importante para ella.

¡Hoy espero estar siendo una buena mentora en la vida de quienes tengo influencia, igual a la que dejaron en mi, esas mujeres humildes que les describí.

¡Que tengan un lindo dia!
Con amor
Marisol

Foto: Personal

Post relacionados:

2 Respuestas a LAS INOLVIDABLES MENTORAS DE MI VIDA

  1. amiga tu has sido un gran ejemplo para mi de amor en todo su significado que tiene esta palabra una mujer llena de virtudes llena de caridad pasiencia amor fuerza y sobre todo dispuesta a servir recuerdo cada vez que te necesite ahi estubiste para darme tu mano te quiero marisol eres y seras una de mis metoras

  2. y…tambien tengo muchos defectos amiga!jiji
    Recibe mis cariños!
    Marisol

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Requerido *