LA MADRE AUSENTE QUE NOS ACERCO AL CIELO

AMLa mayoria de los padres tienen la oportunidad de vivir una de las experiencias más importante de su vida, cuando ven a sus hijos empezar una nueva vida. Despues de algunos meses de preparación me tocó vivirla a mi también junto a mi familia.

Entramos todos en un lindo cuarto, los familiares y amigos de ambos. Las madres por tradición se sientan al lado de sus hijos una en cada esquina, como un símbolo de importancia y prioridad en la vida de sus hijos.

Ahí me encontraba yo por primera vez en el lugar que me correspondía esperando  a mi hija. En los minutos de quietud que siguieron comence a percibir suaves sollozos; sabía que esos sollozos imperceptibles provenian de las hermanas y familiares del novio, al ver el otro asiento vacío de una madre que no estaba.

Al darme cuenta que la emoción estaba invadiendo el cuarto, me cambié de lugar y esperé a los novios en otro asiento cerca de mi esposo. Cuando entraron los novios volví a mi lugar; el cuarto se iluminó con hermosas sonrisas y a todos nos invadió un sentimiento especial. Mi hija vestida de blanco, tomaba serenamente la mano de su novio mientras a él le invadia la emocion por su madre ausente.

Cuando la ceremonia comenzó, en un momento sentí que en ese cuarto habia un angel en el asiento que le correspondia al lado de su hijo, y tuve un inigualable sentimiento de gratitud hacia aquella madre quien dejo una influencia positiva en la vida de sus hijos; tuve el sentimiento de conocer y aprender de ella y enseñar a nuestras futuras generaciones, sobre este dia y su influencia.

Nunca pensé que en mi primera experiencia con una  boda familiar, iba a tener un momento tan sublime y que el cielo se acercaria a nosotros en ese hermoso cuarto… Ha sido uno de mis mejores dias!

Que tengan un lindo dia!  😉

Marisol

Imagen: Mundodemujer

Post relacionados:

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Requerido *