LA CARTA… QUE ME DEJO EL MAESTRO

En el transcurso de nuestra vida, aparecen personas que de una u otra forma se convierten en nuestros amigos y luego desaparecen, dejándonos  lindos recuerdos y enseñanzas que nunca olvidaremos.

El lugar donde crecí, era y es un pueblo pequeño; para muchos jovenes desconocido y para otros un lugar  muy querido, para pasar las vacaciones de verano en la casa de familiares y para reencontrarse con amigos de veranos pasados.

Recuerdo un verano de esos,  cuando un joven llegó de vacaciones al lado de mi casa, nunca antes lo había visto y era poseedor de una personalidad tranquila, de sonrisa sincera y amistosa; cualidad que hizo que muchos niños del vecindario lo siguieran donde fuera.

Ese verano, se encontraba ahí en busca de información para entrar a la universidad y estudiar filosofía; detalle que lo llevó a ser apodado ” El Maestro” por sus pequeños y divertidos seguidores. 😉

Era un chico, que a pesar de verlo muchas veces al dia ese verano, no llamó mayormente mi atención ni menos tenía la intención de que fueramos amigos, porque yo estaba absorta en otros pensamientos y sentimientos.

Un dia, ya no ví más al maestro, supe que habia vuelto a su casa, cuando alguien me pasó una carta que me habia dejado. Al leer la carta, no podía creer, como ese chico me había observado cada dia en silencio y el valor que daba a las cosas comunes y corriente que yo hacía cada dia como “dueña de casa” mientras mis padres trabajaban.

Ese chico me escribió sobre atributos que había observado en mi, me habló de cosas que nadie me había dicho antes y me elogiaba de muchas maneras.

No recuerdo las palabras exactas de esa carta, pero si recuerdo lo valorada que me senti con sus palabras,  y recuerdo tambien la pena que me embargó al  ignorarlo en su intento por ser mi amigo.

Con una mezcla de  sentimientos extraños, le agradeci en silencio al maestro,  esa bella carta.

La carta del maestro, me hizo muy bien, me ayudó a cambiar mi actitud pesimista por una mas positiva y alegre, me ayudó a descubrir que siempre van a ver personas valorándonos.

El maestro volvió semanas despues a mi pueblo, nos hicimos buenos amigos hasta que comenzaron las clases, y se fue a la universidad para estudiar filosofía.

Es lindo conocer a personas como “el maestro”,  porque influyen en nuestra vida con pequeños actos y se van dejandonos grandes recuerdos.

Ojalá, podamos tener siempre una actitud positiva para con los demas y seamos rápidos en los elogios.

YouTube Preview Image

Que tengan un lindo dia.

Marisol

Post relacionados:

Una respuesta a LA CARTA… QUE ME DEJO EL MAESTRO

  1. me encanto el video es una forma de desirle las cosas buenas que tiene la personas, deja mucho que decir, gracias por este video

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Requerido *