La Boda De Mi Amiga

weddingHace poco, recordé una conversación que tuve con una amiga sobre nuestros hijos,  mientras los veiamos correr de un lado para otro junto a sus amiguitos.

En la conversación, mi amiga compartía conmigo su preocupación por su futuro y su niño. -“Imagínate” me decía, como pasa el tiempo, en unos 8 años más, él  ya no estará conmigo y me quedaré sola”…

Un año y medio más tarde, las cosas habían cambiado. Un dia me dijo: ¡”Marisol, no te vayas a olvidar de ir a mi boda”! – ¿Como me voy a olvidar?- … Esa boda no me la pierdo!! le dije riendo. Estaba muy contenta por ella.

Y ahí estuve, observando y disfrutando cada cosa, junto a todos sus amigas e invitados; más nerviosa que ella.

Todo comenzó cuando dos chiquitas entraron vestidas de blanco, llevando en sus manos unos canastillos blancos llenos de petalos de rosas, que con mucha gracia lanzaban al suelo para formar un caminito de petalos color melocotón.

Detras y entre los aplausos de los entusiastas invitados, caminaba mi amiga vestida de blanco, con una gran sonrisa y un ramillete de flores en una mano, porque con la otra se afirmaba del brazo de su niño. El novio la esperaba más adelante vestido de traje oscuro, nervioso y a la vez sonriendo.

Con emoción recordé cuando la conocí, sus esfuerzos por sacar a su niño adelante después de su divorcio y pensé en lo talentosa que es, cuando comparte su cultura y raices mexicanas a traves del baile.

Mientras miraba la escena, se me hacía increíble que dos personas quienes habían perdido contacto desde la adolescencia, se reencontraran muchos años después estando tan lejos uno de otro, y como ahora estaban casandose. Pensé en las decisiones que se toman en nombre del amor y en la búsqueda de la felicidad.

La boda fue hermosa y me encantó, sobre todo los detalles de cómo se llevó a cabo entre, abrazos, lágrimas sonrisas y tradiciones.

No hubo el vals tradicional, pero si, un baile de mi amiga con su niño, mientras su yá esposo, cantaba “Perfume de gardenias” y poco a poco se acercaba a ella, para terminar de cantarla, abrazados.

¡El novio nos sorprendió a todos!  lindo detalle y  “full romantic” como dijo mi hija. 😀

Lo más curioso para mi fue cuando llegó el tiempo de tirar el ramo. El DeeJay muy animado estuvo llamando a todas las solteras a ponerse en el centro del salón, y ninguna aparecía. Hasta que después de varios llamados, muchas casadas conocedoras de éstas tradiciones, se pararon y empezarón a prepararse, tomándose de las manos, para pasar por debajo de un puente que habían hecho los novios entrelazando sus dedos y subidos en unas sillas frente a frente.

El baile de la Vibora se llamaba, casadas y ya algunas animadas solteras incluyendo algunas de edad avanzadas pasaban por debajo del puente bailando con su gracia mexicana, la que sólo ellas pueden irradiar al bailar. Al terminar el tradicional baile, todas se juntaron en el centro del salón para atrapar el ramo; el novio afirmó a la novia y ésta lanzó el ramo. ¡Menos mal que lo atrapó una soltera! 😀

En este actividad tradicional de la tirada del ramo, tuve la impresión, que las casadas de mediana edad que estaban ahi, querian casarse de nuevo, que las solteras no querian casarse y que las abuelitas aún tenían esperanzas… ¡Lindas y animosas! 😀

Siguió el tiempo de los solteros, y ellos muy animados llenaron la pista en un dos por tres yendo en busca de la tradicional liga, la que en pocos minutos atrapó el joven más gordito de la recepción. Entre los aplausos, las risas y vitores de sus amigos, él estaba feliz!

Momento después, fue la apertura del baile por parte de los novios; era la oportunidad de bailar con cada uno de ellos, y quien quisiera hacerlo tenía que dar una donación. Nuevamente las niñas con sus canastillos aparecierón muy animadas para recolectar el dinero.

Hombres y mujeres hicierón fila para bailar con los novios; lo curioso fue, que la fila para bailar con el novio era la más larga, y ahí estaban también las abuelitas con su dolar. Fue divertido verlas ahí!! 😀

Entre el pastel, abrazos de felicitaciones y selfies instántaneos para Facebook, se empezó a escuchar la música para que todos dísfrutaran la etapa final. El infaltable baile, para terminar felices junto a los novios ese gran dia.

Fui parte de la linda y tradicional boda de mi querida amiga.  Me siento contenta porque ella tiene  una nueva oportunidad, porque aceptó con un, “sí, quiero” una nueva experiencia en su vida y pórque ahora tiene a alguien que la ama y ya no estará sola.

Ahora, cuando conversamos, irradia felicidad, me he dado cuenta que sus preocupaciones se han disipado, porque siempre terminamos nuestras conversaciones riendonos. 😉

Esta historia me demuestra una vez más, que nunca se debe perder la esperanza de encontrar el amor, porque siempre, en algún lugar, hay alguien preparado para ti … ¡¡Eso, es algo, que siempre he sabido!! 😀

Marisol

 

Post relacionados:

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Requerido *