Historicos y lindos momentos de mi vida actual

BabyEntre el trabajo, el hogar y los detalles diarios que son parte de mi vida, siento que el tiempo cada vez pasa más rápido. Lo veo así también, cuando pienso en lo grande que están mis hijas a quienes en ocasiones he mencionado en algunos de mis post.

Veo como inexorablemente el tiempo ha pasado rápido dejando atrás la linda etapa de la adolescencia de ellas. Recuerdo cuando mi hija mayor se casó y todas mis amigas me dijeron. -No te darás ni cuenta, cuando tu otra hija también lo haga”-.

Dicho y hecho, ahora las dos mayores están en una nueva etapa, viviendo y aprendiendo contentas su vida como mujeres grandes, esposas y cada una en la espera de su primer hijo; y yo, mientras los dias siguen pasando como si volaran, estoy esperando “pacientemente” estrechar en mis brazos a esos bebés.

Yáaa, lo asumí, ésta última parte del año 2014 me convertiré en “abuela” cuya etiqueta, mis amigas no esperan para recordarmela entre sonrisas y abrazos, diciéndome… -¡Marisol, es la mejor etapa que vas a vivir!… Todas las que están viviendo la experiencia, me tienen ansiosa por descubrir a qué se refieren cuando me dicen eso. 😉

Durante este tiempo, también, he tenido interesantes conversaciones con mis hijas en cuanto al desarrollo de sus bebés.

A principios de diciembre, mi hija mayor vino a casa después de hacerse un ultrasonido mostrando las imagenes de su bebé en gestación… Muy emocionada y mirando la fotito en blanco y negro le dije.- ¡Ohh, que está grande!! – y mi hija me dice:  “Mami, la imagen está aumentada, el bebé está como el porte de una arveja!- ¿Una arveja?  -Me dió risa porque solo a mi hija, se le ocurre comparar a un bebé con una arveja?. 😉

Meses más tarde en otro precioso momento de conversaciones interesantes con mi otra hija le pregunté: -¿Y cúantas semanas tienes ya? -21!! -¿Quieres saber como está?- y  rápidamente con su esposo recurrieron a sus teléfonos por información.

Ella dijo: – Aquí dice que está del porte de un choclo (mazorca de maíz) y su esposo se acercó comentando: “¡Aquí dice, que ya pesa como una libra. Umm, tiene el peso como de cinco tomates del Waltmart! y ahí quedó la risión. 😀

Al recordar esas conversaciones y otros momentos, mis sonrisas afloran solitas, al pensar en lo creativos que son estos futuros padres, y en las historias de preciosos e historicos momentos que se están guardando en mi memoria para contarlas en un futuro cercano.

Ya sabrá, mi futura nieta, que fue comparada con una arveja, y mi futuro nieto que a las 21 semanas era tan largo como un choclo y que según su papá, tenía el peso de cinco tomates del waltmart. 😀

Se me ocurre que quízas éstas historias me servirán para inculcarle a mis futuros nietos, el gusto por las verduras. jiji 🙂

Ahhh, solo espero que todo salga bien!… Que Dios bendiga a esos nuevos padres y a sus bebés, mi descendencia, los hijos de las hijas que Dios me dió para siempre. 😉

¡Que tengan un lindo dia!

Gracias por leer mi blog!
Marisol

Post relacionados:

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Requerido *