Felicidades Mamás

sol“Ruego que cada uno de nosotros atesore esta verdad:  “Uno no puede olvidarse de su madre y recordar a Dios. Uno no puede recordar a su madre y olvidarse de Dios. ¿Por qué? Porque esas dos personas sagradas, Dios y la madre son compañeros en la creación, en el amor, en el sacrificio y en el servicio, son como una sola”. (Thomas S. Monson)

“Recuerdo un dia como hoy 10 de mayo dia de la madre. Era una niña y era martes dia de escuela, era un dia frio y lluvioso de otoño; y en la clase pasamos una gran parte de la mañana creando un regalo para la mamá.

La maestra llevó las copias de un lindo pato y tuvimos que recortar muy bien la lana de colores que llevabamos para la clase. Esparcí el pegamento en el dibujo y con mucho cuidado pegué la lana y cubrí de color marrón claro mi pato. Lo miré una y más veces para asegurarme que estuviera perfecto, y con unas letras grandes y chuecas escribí Felíz dia mamá. Me sentía contenta, porque para mi, mi patito era el más lindo de la clase.

Cuando me fui a casa, corrí ansiosa, porque lo único que quería era dárselo a mi madre para que lo viera. Entré corriendo llamándola y entre lo atareada que estaba con mis hermanos más chicos, ella se acercó, le pasé mi regalo, lo observó sonriendo y me dijo lo lindo que estaba, luego me abrazó fuertemente. Súpe que le había gustado porque estaba emocionada y con lágrimas en sus ojos. 😉

Me sentí felíz por haber puesto todo mi amor en ese pato, porque a pesar que era una niña, sabía que eran tiempos difíciles economicamente para mi familia; y mi madre hacía todo lo posible por hacer de nuestro hogar un lugar agradable para todos.

Ese patito que hice y regalé a mi madre junto a la calidez  de ese abrazo, es uno de los tantos recuerdos que tengo de éste día de celebración.

Años más tarde, en este 10 de mayo y con éste hermoso recuerdo, deseo saludar a las madres, que se desvelan por hacer de la vida de sus hijos una vida felíz, aquellas que se esfuerzan por hacer de su hogar un lugar de refugio y paz, con sus sacrificios y penas escondidas. Aquellas que con el pasar del tiempo se han vuelto de caminar lento y abrazan con amor entre consejos; a aquellas que saben, que en sus preocupaciones y experiencias más oscuras, solo pueden depender de Dios. A aquellas que ya no están, y que han dejado su legado de amor por generaciones.  A aquellas que de tanto dar se olvidan de si mismas y sus bendiciones…

Muchas Felicidades Mamá!!

Post relacionados:

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Requerido *