EN TIEMPOS DIFICILES MIREMOS HACIA ARRIBA

Como todos los años esta semana Santa me ha traido momentos de reflexión.

Me gusta que suceda esta fecha especial porque siento gratitud con respecto a lo que eso significa en mi vida y en mi fe.

Pensando en esto y al ver el cielo azulado y sintiendo los calidos rayos del sol reposar sobre mi; lo asocié con esta historia que leí hace unos dias.

En una ocasión, cuando los buques eran a vela un joven marinero que estaba por primera vez en el mar,  se vió envuelto junto con el barco en una tormenta fuerte en el Atlántico Norte. Se le ordenó subir a orientar las velas.

Cuando el joven marinero comenzó a ascender, cometió un error y miró hacia abajo. El balanceo del barco combinado con las olas altas, le constituyeron una experiencia atemorizante que hizo que el joven comenzara a perder el equilibrio. En ese instante, un marinero mayor que estaba bajo él gritó: ” ¡Mira hacia arriba, hijo, mira hacia arriba!” El joven marino miró hacia arriba y recuperó su equilibrio.

Muchas veces, las cosas no andan bien, nos sentimos desanimados por cosas que nos suceden. Comenzamos a mirar hacia abajo, cuando pensamos en los sueños o metas no cumplidas; cuando quisieramos ordenar todo a nuestra manera y lentamente nos empeñamos en dejar que  los sentimientos negativos se estacionen en nuestra mente,  perdemos el equilibrio y el rumbo de una vida con proyectos y objetivos.

Cuando eso te suceda, recuerda lo que el viejo marinero le díjo al joven aprendiz : ” ¡Mira hacia arriba, hijo, mira hacia arriba!”

Sé que en estos momentos oscuros; podemos equilibrarnos y mirar hacia arriba y que cuando levantamos nuestra mirada, vemos la plenitud, vemos las cosas con mayor claridad y amplitud, porque cuando miramos hacia el sol vemos luz y no sombras.

Sé que cuando miramos hacia arriba y le pedimos a Dios que nos ayude siempre lo hará porque nos ama.

Que tengan un dia hermoso!

Marisol

Foto: Google

 

Post relacionados:

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Requerido *