EL SUAVE TOQUE DEL AMOR

Sentí el caracter de urgencia de un mensaje enviado por una querida amiga; Al leerlo entendí, por qué ese correo ameritaba la urgencia que manifestaba.

El mensaje, me dejó con un sentimiento especial y extraño, porque para mi amiga, era un  escape a sus sentimientos de culpa.

Sentimiento que a muchos, por no decir todos, nos ha pasado más de una vez en la vida y ha afectado nuestros sentimientos; en este caso para ella, dejar pasar sin saberlo, la última oportunidad de conversar con el niño de antaño, que la amó en silencio.

Mi amiga, me recordó un post que escribí y sobre su comentario donde dejó parte de su historia.  y dijo: -Ahora necesito contarte la historia completa!…

Ocurrió en mi escuelita de barrio. Estaba cursando 4ª preparatoria; celebrabamos el aniversario del colegio y era un día especial.

Entre los programas que se llevarian a cabo, habia programada una rifa cuyos números se habian vendido con anticipación.

Cuando llegó el momento del sorteo, había una tremenda algarabía; el entusiasmo propio de los participantes que esperaban por un premio … -menos yo-  pues no había podido comprar ni un solo número.

Durante el sorteo empezaron a salir las personas premiadas en medio de los aplausos de todo el colegio.

No sabes cual fué mi sorpresa, al escuchar mi nombre… ¡Yo Habia ganado el primer premio!!!

Uf, – ¡Yo no compré número, están equivocados!, dije.

¡Es tu nombre , es tuyo el primer premio!-

-¡No recibiré ese premio, porque no es mio!!!

¡Entonces, alguien compró este número para tí! -díjo el profesor…

-Yo díje que no recibiria nada, si no aparecía, quien me lo habia comprado.

De pronto escuché una voz temblorosa que dijo: – “Yo le compré el numero!”-

¡Era, Roberto! Uno de mis compañeros del curso del lado, un niño tímido, morenito, que en ese momento estaba “rojito”.

Después, supe que yo era su amor secreto por varios años, y nunca me habia dado cuenta, hasta ese momento cuando todo el colegio lo supo conmigo contada.

Eramos chicos, yo tenía 12 años y él 14.

Despues de aquel vergonzoso dia para él;  solía esperarme a la salida del colegio para caminar una o dos cuadras a mi lado, para luego devolverse a tomar el bus que lo llevaría de vuelta a su casa. A sus 14 años, el tenia una linda personalidad, era buen mozo, timido y siempre estaba con una sonrisa.

Una vez tomó mi mano, para dejar en ella, una pequeña medallita de regalo, y sus manos temblaban cuando tomó la mía para entregarmela.

Es curioso… la medalla, no era de esas comunes que tienen una virgen o algo así. Era redonda como de cristal,  y en el fondo, como en tercera dimensión como se llama ahora, tenía a Jesucristo sentado con el bastoncito,  y al lado las ovejitas… La cadenita era de plata y la guarde por casi 40 años.

La amistad duró desde poco despues de la rifa, hasta que salimos de vacaciones. Después nos alejamos porque a él lo cambiaron de colegio, no lo volví a ver.

Se me ocurre que fué porque sus padres se cambiaron de lugar, así de repente. Yo creo que ni él sabía donde se iban o a que colegio iria… Me di cuenta que el ya no estaba, cuando empezaron las clases del año siguiente.

Pasaron entre siete u ocho años  cuando un dia lo divisé de lejos; y yo iba con mi bebé en brazos.

Casi treinta años mas tarde, un dia alguien me contó que Roberto había sufrido mucho en su vida, que a los 20 años, habia sufrido la caida desde un caballo,  y que después de muchos tratamientos, al final quedó inválido.

La última vez que lo vi,  fue en el centro de la ciudad  hace más o menos un año atrás, andaba con muletas;. Cuando me vió y se dió cuenta que era yo, se escondió detrás de un poste de luz,  y yo pasé como simulando que no lo había visto.

Despues me sentí super mal, y me dije que cuando lo volviera a ver, me acercaría a saludarlo, a preguntarle como estaba cuantos hijos tenía, donde vivía, etc.

¿Sabes?…  Es curioso!… porque el domingo pasado, en la tarde fuimos con mi esposo y su familia a poner flores a la tumba de mi suegro.

Me alejé un poco para visitar  la tumba de una amiga, pero cuando ya volvía donde estaban los demás,  “sentí” que algo muy suave tocó mi hombro, no había nadie cerca, miré hacia el lado para seguir caminando y mi mirada cayó justo en una lápida, y ahi estaba el nombre de Roberto… ¡su nombre y sus dos apellidos y con un mes de fallecido!

Me quedé pegada al piso junto a la lápida!.

Ahora estoy con un sentimiento de arrepentida, porque no le hablé la ultima vez que lo ví, era obvio que se avergonzó por eso se escondió cuando me vió, sin embargo en el cementerio, me dejó saber donde estaba.

Lo que sé, es que su vida tiene que haber sido muy dificil, por lo del accidente que tuvo. Creo que gran parte de ella la transcurrió en los hospitales; es posible que se haya casado, porque su personalidad era dulce y tiernucha.

Lo digo por las flores que me dibujaba en papel cuando me escribía, y que yo leía escondida en el baño de mi casa para que no me descubriera mi mamá.!

¡¡No sé en realidad, si fué romance o no!! … finalizó  diciendo mi amiga!!…

Despues de leer sobre la historia de mi amiga, me afloran los sentimientos más nobles hacia ese hombre;  mientras que ella trata de entender  el suave toquecito que sintió  en el cementerio, aquella tarde de domingo…

¿Como poder comprender las experiencias que nos suceden?…

YouTube Preview Image

Que tengan un lindo dia!

Marisol

Nota… Historia escrita por mi amiga.

 

Post relacionados:

2 Respuestas a EL SUAVE TOQUE DEL AMOR

  1. Hola Sol
    Gracias amiga por escribir mi historia.
    Al leerla, volví a sentir un nudo en mi garganta y un par de lágrimas en mi cara, con el pasar de los días, me he ido acostumbrando a la idea de que a veces hay conversaciones que quedan inconclusas para siempre… Que hay sentimientos tan puros que duran toda una vida en el corazón, y mas, atravesando con nosotros el umbral de la eternidad como en éste caso. Hoy siento una enorme gratitud por Roberto,el muchacho tierno de sonrisa bonita, que me hiso sentir que aún me ama y me recuerda, desde mas allá de su tumba.
    Gracias amiga . Un abrazo.

  2. Hola Silvia!
    Este post es el resultado de todas las preguntas que me contestaste, yo solo junte lo que me escribiste y fue lindo hacerlo. Tu escribiste tu historia y me dejo con un bonito sentimiento, y preguntandome, si realmente existe un gran amor a traves de la muerte, por lo visto si!
    Un abrazo para ti tambien TQM!!!!

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Requerido *