El juego de compararnos con las demás

autoestima

Joel Osteen escribió: “Muchos de nosotros no lo percibimos, pero la raíz de muchos de los problemas sociales, fisicos y emocionales es el simple hecho que las personas no se quieren a sí mismas. No están conforme con su aspecto físico, su manera de hablar o comportarse. No les gusta su personalidad y siempre se están comparando con otras personas, deseando ser algo diferente. “Si tan sólo tuviera la personalidad de…” “Si tuviera el fisico de…” ” “Si tuviera más aquí y menos allá, entonces sería felíz.” (Libro Su mejor vida ahora)

¿Qué mujer no se ha comparado con otra durante su vida? 😉

En mi trabajo cada una tiene asignaciones de acuerdo a su destreza y rápidez para coser. Una mañana me dí cuenta que a mi compañera quien se sienta a mi lado, le habían pasado parte de mi trabajo. Me sorprendió la rápidez con la que hacía lo mismo que yo, entonces me empecé a preocupar y comencé a apurarme más de lo que debia, por ir a la par con ella. Mientras estaba en esta batalla por seguir siendo vista como la mejor aparentemente mis brazos empezaron a dolerme. De pronto me di cuenta que me estaba comparando con una mujer que había estudiado costura y llevaba más de 18 años cociendo, mientras yo, apenas comenzaba. Paré de compararme con ella y de sentirme insegura en cuanto al trabajo que yo hacía. Hoy me alegra ir a la par con ella … Con los años uno mejora. 😀

El juego de compararnos con los demás, es un tema real y cotidiano que afecta nuestra vida, nuestras emociones y empobrece nuestra autoestima. Nos comparamos negativamente cuando pensamos que otros son mas favorecidos con atributos, talentos y que nosotros no tenemos; nos olvidamos de vivir la esencia de lo que somos y de encontrar la felicidad.

El tema del compararnos con los demas está en un subtitulo del libro “No more perfect moms” de la autora Jill Savage. Un libro que me gustó leer, porque el tema central hace referencia a los sentimientos y problemas que se suscitan en nuestra vida diaria a raíz de buscar la perfección en lo que hacemos en nuestros roles de mujer, madre y esposa.

¿Que cosas nos motivan a compararnos con los demas?

la autora del libro menciona que “Las mujeres, muchas veces jugamos el juego de las comparaciones varias veces al día, vamos y nos medimos con lo que nos rodea y la mayoria de las veces nuestra medida no es alta. Comparamos nuestro desorden interior, nuestras fallas y nuestras vidas imperfectas cuando vemos a las otras mujeres cuidadosamente arregladas, luciendo perfectas cuando andan fuera de casa.En el juego de las comparaciones casi siempre salimos perdiendo.

En las revistas se nos muestran imagenes de personas con cuerpos perfectos, con familias perfectas en casas perfectas.Las fotos que vemos son fotochopeadas, las historias editadas y arregladas.

Cuando vemos una actriz quien ha estado embarazada y meses después de dar a luz aparece sin abdomen, ella no es solo suertuda, también tiene un entrenador personal y un chef.

Una cocina remodelada nos garantiza la perfección pero nunca vemos a alguien cocinando ahí. La cocina ideal la comparamos con nuestro piso que está pegagozo y el lavaplatos que está lleno de platos que necesitan ser lavados.

Cuando vemos la foto de una familia jugando junta en una revista, mural o propaganda, recuerda que la imagen ha sido creada para crear sentimientos, y la gente de la foto probablemente no son parientes. Es posible que estos actores tengan una esposa real y que estén luchando con problemas financieros en su vida personal.

Las mujeres de ésta generación, están conectadas socialmente más que cualquier otra generación. Facebook, Twitter y Pinterest, pueden influir en esas comparaciones, porque cuando vemos los estatus de algunos, pensamos que los demas lo pasan mejor que uno tienen más cosas y son más felices”.-

Cuanta verdad hay en todo esto! Yo muchas veces me he sentido muy mal por compararme con otras personas, he recibido mis lecciones y he tenido que aprender de mis errores.

Yo creo que aprendemos a ser felices con lo que somos y con lo que Dios nos ha dado, cuando nos esforzamos por conocernos y fortalecemos nuestra autoestima, dando valor a nuestras diferencias y estando dispuestos a compartirlas en forma positiva con los demas.

Me gusta esta cita de Joel Osteen “… Entienda esto: No fue creado para copiar a otra persona, fue creado para ser usted. Cuando se la vive imitando y deseando ser como otra persona, no solamente se esta menospreciando a si mismo, sino que eso tambien le roba su diversidad, su creatividad y su singularidad”. “La verdad es que tenemos que aprender a valorar nuestras diferencias.”

Y cómo estás tú hoy … Te estás comparando con alguien más? 😉

Que tengan un lindo dia!
Marisol

photo credit: Lotus Carroll via photopin cc

Post relacionados:

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Requerido *