EL DESAFIO DE SER MADRE Y SALIR A TRABAJAR

Compartir en...

Una de las cosas que más llamarón mi atención cuando llegué a este país años atrás, fue ver a muchas madres con sus hijitos en los parques de la ciudad a eso de las once de la mañana.

Ellas sonreian y animaban a sus niños a encaramarse en los juegos del parque  y correteaban con ellos por el pasto verde bajo los árboles. Esas escenas, formaban para mi un cuadro perfecto referente a ser una dedicada mamá.

Ver eso me alegraba porque esas madres se quedaban en casa cuidando a sus hijos como siempre lo habia hecho yo. Sabía que eso era  importante y correcto,  tanto para ellas como para mi.

Un dia una amiga me díjo: – Aquí todas las mujeres trabajan, tengan hijos o no, tienen que hacerlo”.

¡Yo, no entendía nada!… ¿Por qué, si todas las mujeres trabajaban yo veia a muchas  madres en el parque?.

Era obvio que ella, por no tener hijos veia las cosas desde un angulo diferente y me sentí identificada y desestimada!

Porque, así como esas madres que veia en el parque yo también me preocupaba de mis hijas, de sus perezas antes de levantarse, poniendoles el agua en la tina de baño, participando en sus odiseas para salir de casa a la hora, preparandoles  sus desayunos, dejandolas en la escuela, para volver a limpiar, hacer otras cosas, cocinar y esperar el horario para recogerlas y volver a  estar todos juntos.

Mi vida como dueña de casa era tranquila, podia hacer muchas cosas que me gustaban y estaba felíz cuidando al nuevo integrante de la familia, mi deseado niño varón.

Cuando el cumplió tres años, se me presentó la oportunidad de trabajar. Trabajo que demoré semanas en aceptar, porque no podía siquiera imaginar dejar a mi niño al cuidado de otra persona y cambiarle su vida.

Después de pensar en como todos nos beneficiariamos con esto, acepté el trabajo. Algunos años han pasado, y he hecho una evaluación de lo ganado y perdido durante este tiempo.

He ganado desde entonces, un salario semanal para cubrir necesidades personales y familiares inmediatas, he aprendido a hacer nuevas cosas y he desarrollado destrezas y habilidades que nunca pensé que tenia, he compartido con otras personas y he aprendido de ellas, he ganado más estrés matinal, he ganado historias y tiempo de inspiración para los escritos de este blog y he ganado experiencia!

En cambio, al trabajar he “perdido”  una casa limpia y ordenada al revés y al derecho todo el tiempo, las cenas familiares temprano, he perdido un poco el ánimo de antes, he perdido participar activamente en la escuela de mis hijas en las mañanas, y éstar con ellas en sus dias de vacaciones, y he perdido ver las  lindas  mañanas de sol.

Trabajar, es una buena y linda experiencia que algunas veces me deja extenuada.

Ha sido un tiempo  de  ajustes y coordinación  con mi esposo, para estar atentos a las necesidades de nuestros hijos y no perder el control. Una experiencia que me ha enseñado a simplificar mi vida en muchos aspectos.

En fin, aquí estoy haciendo lo mismo que hacen la mayoria de las mujeres según  díjo mi amiga años atrás… ¡Trabajando!.

Trabajando fuerte, con la añoranza  de volver a casa para  preocuparme de mi hogar, y volver a ver a las madres con sus hijitos en los parques de mi ciudad.

¡Ojalá!…  Las madres pudieran cuidar a sus hijos en casa, y disfrutar de ellos mientras sean chicos!

http://mundodemujer.com/como-ensenarle-a-tu-hijo-sobre-tu-trabajo.html

Que tengan un lindo dia!

Marisol

Post relacionados:

3 Respuestas a EL DESAFIO DE SER MADRE Y SALIR A TRABAJAR

  1. Hilda Orellana Aranda
    Hola marisol, que tal como va todo por alla? Que buen tema expusiste, bueno desde mi experinecia te contare que uno de mis anhelos antes de casarme, era un hogar lindo, una familia y por sobre todo tener un hijo al cual entregar mucho amor, mi opcion… fue que darme en casa y disfrutar de todas sus cosas, de mimarlo, de ocuparme de sus cosas del colegio, de conocer quienes son sus amigos, de esperar a mi esposo todos los dias para compartir en familia la cena etc,etc. Gracias a DIOS lo he podido hacer, se que para muchas mujeres aveces no es una opcion si no mas bien una necesidad, y es ahí cuando yo las entiendo, he conocido gente que le mueve mas lo material que una vida en familia, y no lo logro entender cuando me dicen, es que la casa me aburre. Un beso y abrazo a la distancia, cuidate mucho

  2. Hola Marisol!!! Si , es un buen tema para compartir.Tambien fuí una madre que trabajó fuera de casa por unos años, Lo dejé de hacer cuando mi hijo menor cumplió nueve años. Con mi esposo nos habiamos propusto metas que solo conseguiriamos si los dos trabajabamos, cosas sensillas,pero importantes para el bién estar familiar.Fué una gran alegría para mi como madre, tomrle la manito a mi pequeño y llevarlo al colegio,cosa que ante hacia una nana y que yo me había perdido por tanto tiempo
    …Creo fué en el tiempo justo , cuando los niños enpiezan a crecer y a necesitarnos a diario…Hoy mi hijo tiene 18 años, está en la universidad y para él es una satisfacción llegar y encontrarme en casa esperandolo, tanto a él como a su padre y me siento contenta porque soy yo la que les abre la puerta con mi mejor sonrisa y con los brazos abiertos .
    Un abrazo.
    sylvia.

  3. Gracias por sus lindos comentarios!
    Creo que es un privilegio, que las madres puedan quedarse en casa a cuidar a sus niños.
    Los resultados de esto, se vé en los resultados escolares, en la relación de amor que se crea, entre los hijos y los padres. Creo que esto contribuye a tener hogares fuertes.
    Creo tambien, que las madres pueden desarrollar muchos talentos y habilidades, que la pueden beneficiar a ella y a su familia.
    Gracias amigas!

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Requerido *