EL BILLETE DORADO

solEsta mañana, me encontré con saludos de mis amigas por la celebración del Dia de la Mujer. Esos sentimientos expresados me llevaron a meditar en cuanto a este dia, en mis amigas y en la bendición que tenemos de haber nacido como mujeres.

Pensé en los desafios que todas enfrentamos, en las cosas que sentimos, en nuestras emociones que nos motivan, en los desalientos y frustraciones porque no logramos deseos o sueños anhelados.

Recordé,  parte de un hermoso mensaje compartido por el Elder Dieter F.Uchtdorf  que leí hace un tiempo, y que me inspira a reflexionar en cómo debo vivir mi vida presente.

El dijo: “En el apreciado cuento infantil, Charlie y la fábrica de chocolate, el misterioso fabricante de golosinas Willy Wonka esconde un billete dorado en cinco chocolatinas, y anuncia que quienes encuentren los billetes se ganaría un recorrido por la fábrica y un suministro de chocolate para toda la vida.

Este era el mensaje que estaba escrito en cada billete dorado: “¡ Cordiales saludos para ti, el afortunado descubridor de este Billete Dorado…! ¡Te esperan cosas espléndidas!¡Sorpresas maravillosas!… sorpresas místicas y maravillosas que te… encantarán, … te asombrarán y te maravillarán”.

En este clásico cuento infantil, la gente de todo el mundo ansiaba desesperadamente encontrar un billete dorado. Algunos opinaban que toda su felicidad futura dependía del hecho de que un billete dorado cayera en sus manos. En su ansiedad, la gente comenzó a olvidarse del sencillo gozo que solía hallar en una chocolatina. La chocolatina se convertía en una decepcíon total si no contenia el billete dorado.

Hoy mucha gente está a la espera de su propio billete dorado, el billete que ellos creen es la clave de la felicidad que siempre han soñado. Para algunos, el billete dorado sería un matrimonio perfecto; para otros una casa de portada de revistas; o posiblemente estar libres de estrés o preocupaciones. No hay nada de malo con los anhelos justos… El problema viene cuando ponemos nuestra felicidad en espera mientras aguardamos a que llegue algún hecho futuro, nuestro billete dorado.

… Esto no quiere decir que debemos abandonar la esperanza o rebajar nuestras metas. Nunca dejen de luchar por lo mejor que hay dentro de ustedes. Nunca dejen de anhelar todos los deseos justos de su corazón; pero no cierren los ojos y el corazón a la sencilla y elegante belleza de los momentos cotidianos que conforman una vida plena y bien vivida.

Las personas más felices que conozco no son las que encuentran su billete dorado; son las que, en la búsqueda de sus nobles objetivos, descubren y valoran la belleza y la dulzura de los momentos cotidianos; son las que todos los dias, hilo a hilo, tejen un tapiz de gratitud y admiración a lo largo de su vida, son los verdaderamente felices”-.

Este mensaje al recordarlo me ayuda a pensar, que la verdadera felicidad como mujer, la puedo lograr teniendo sueños, sin olvidarme de amar y valorar el presente con su gama de bendiciones.

Sé, que somos mujeres que vivimos en una gran época de oportunidades y por lo tanto, cada una en nuestra esfera de vida, podemos ser una influencia positiva para la sociedad actual y para nuestras futuras generaciones.

Que tengan todas, un hermoso dia!
Abrazos
Marisol

Fuente: Liahona Noviembre 2011 pág. 121

Post relacionados:

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Requerido *