DEPRESION JUVENIL

DHace unos dias, en la noche y mientras conversabamos, una de mis hijas, se acomodó en el sofa, dió un largo suspiro y dijo; me siento “depresiva”. Esto dió paso a una conversación interesante en cuanto a la depresión y su diferencia con un bajón de animo, esos que a todos nos abaten de vez en cuando.

Dos días despues mi hija comprendió lo que tratamos de explicarle, cuando temprano en la mañana se enteró que su amiga,”Page” se había suicidado la noche anterior. Entonces supo, que su amiga tenía un cuadro depresivo que controlaba con medicamentos, y nadie se dió cuenta que ella ya no estaba sintiendo entusiasmo por la vida.

Los siguientes fueron dias triste y de reflexión para mi hija. Esos dias, sentí su pena y conversamos muchas veces de lo ocurrido, de sus apreciaciones, y me sentí agradecida a Dios, por tenerla cerca, por conocerla y porque ella tiene a quienes recurrir para expresar sus sentimientos, porque sabe con certeza que es parte importante de una familia que la ama.

En una mañana lluviosa, las huellas de sus manos y las de todos los amigos de “Page”, quedaron plasmadas con diferentes colores en su feretro, como un testimonio de amor de todos sus amigos, a quienes no recurrió por ayuda para desahogar sus penas y preocupaciones.

-“No puedo creer que mi amiga ya no esté, y no puedo parar de pensar en lo que hizo, por tener depresión; es triste”. dijo mi hija”-.

Recuerdo un mensaje del Elder Jeffrey R. Holland cuando dijo: “Cuando hablo de esto (depresión), no estoy hablando de tener un mal dia, ni de vencimientos tributarios u otros momentos de desaliento que todos tenemos.Todos sentiremos ansiedad o desánimo en alguna ocasión. Hoy hablo de algo más serio, de una aflicción tan severa que restringe de modo significativo la capacidad de la persona para funcionar plenamente; un abismo tan profundo en la mente, que nadie de manera responsable, podría sugerir que el mismo desaparecería si las victimas simplemente levantaran los hombros y pensaran de manera más positiva.-No- esta noche oscura en la mente y el espiritu, es más que un simple desanimo”…

En medio de pensamientos de todo tipo, los jovenes se enfrentan a grandes desafios y mucha incertidumbre acompaña sus mentes, afectando sus ánimos y soledad.

Creo que es importante estar al tanto de la vida de los hijos, conocerlos muy bien y seguir amandolos incondicionalmente, aunque sean grandes. Creo que como padres, podemos educarnos en este tema, para aprender a interpretar los momentos emocionalmente críticos de nuestros hijos y entregarles todo el amor y ayuda cuando la necesiten.

Que tengan un dia bonito! 😉
Marisol

Imagen: www.sxc.hu

Post relacionados:

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Requerido *