Cuando Un Angel Bendice Tu Vida

angel

¿Quién no ha reconocido a un ángel cuando ha recibido la ayuda de alguien en los momentos más difíciles de su vida?

Hace unos tres meses con mis hijas organizamos un baby shower para Amanda una joven madre, y en la fotografia que acompaña este post está retratada la culminación de ese momento divertido y amistoso.

Ahí también está Marie, otra joven esposa y nueva amiga con quien tuve la oportunidad de conversar para conocerla un poco mejor. Ella estaba muy animada y felíz porque en unos meses también tendría un bebé. Quienes estaban cerca y yo, nos alegramos por la noticia y quedamos animadas para hacerle un baby shower también.

Hace unas semanas, todas nos enteramos que la bebé de Marie nació antes de tiempo y no pudo sobrevivir, dejandola a ella a su esposo y toda la familia sumida en el dolor.

Después de unos dias, a pesar de su tristeza. Marie nos enseñó mucho sobre la bondad cuando Amanda nuestra amiga del baby shower, buscaba a alguien quien cuidara de su bebé por unos dias.

Cuando estabamos todas juntas, pasamos un papel a nuestras amigas para que se anotaran quienes pudieran hacerlo. Cuando ese papel regresó a las manos de Amanda vimos una nota que decia:”Soy Marie, y yo puedo cuidar a la bebé”.

Las lágrimas empezaron a fluir rápidamente por los ojos de Amanda y por los mios. Casi sin poder hablar, Amanda dijo: -¡Oh, no!- Me dá mucha tristeza que ella cuide a mi nena”. Le dije lagrimeando también. – “Creo que ella quiere hacerlo para sentir menos dolor”… “Quizá tu bebé le ayude como terapia, y creo que en este momento es la única que puede cuidarla como sólo tú lo harías”- ¡Sí, tiene razón dijo, quizá el cuidar a mi nena le ayude”!-.

El primer dia cuando acompañé a mi amiga a dejar a su bebé a la casa de Marie, Ahí estaba ella esperándola junto a su madre. Dias después cuando Amanda iba a pagarle por haberla cuidado, Marie no le recibió el dinero.

Estoy segura que durante esos tres dias cuando cuidó a la bebé de su amiga, Marie se confortó y le brindó en silencio todo su amor y cuidado a la bebé. Hoy esa bebé es el consuelo de esa joven porque se ha convertido en su cuidadora.

Cuando pienso en la bondad de Marie y en su dolor, también pienso que muchas veces en nuestros momentos de aflicción Dios está pendiente de nosotros dándonos oportunidades para mitigar nuestro dolor. Marie reconoció esa oportunidad a través del servicio a una amiga.

Escribiendo este post, recordé una conversación que tuve con la madre de Amanda cuando vino a visitarla. Estabamos compartiendo en grupo y en un momento cuando estuvimos a solas me dijo: “No sabe cuanto he orado a Diosito por mi hija, porque me la cuide, y ¡mire! El me ha contestado porque está rodeada de ángeles”. Entonces miré, y mientras ella veia angeles, yo veia a mis amigos y amigas.

Marie es uno de esos angeles que la Madre de Amanda vió. Un angel que recibió consuelo al prestar servicio desinteresado.

Sé que en algun momento de nuestra vida necesitaremos de los demás y ellos de nosotros y que los gestos de bondad siempre aportarán felicidad a nuestra vida.

Has reconocido a algun ángel en tu vida?… Yo sí, y muchos. 😉

Marisol

Save

Post relacionados:

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Requerido *