Confusión De Idioma Con Risas Espontáneas

Pizza

Hay personas y hechos instantaneos en nuestra vida, que pareciera que se confabularan para crear espacios de humor y darnos felicidad. 😉

Hace casi una decada conocí a Shayo Hong, la única mujer china que veia ahí en mi trabajo y siempre escuchaba toser. Era una mujer de mediana estatura y buena para sonreir.

Un dia la ví comiendo sola en nuestro tiempo de almuerzo y la invité a comer conmigo y mis compañeras híspanas. Desde ese dia nos hicimos sus amigas y, aunque la mayoría no hablabamos mucho inglés y ella tampoco, igual tratabamos de entenderla.

Un dia, Shayo Hong  fue a China  por un mes , y cuando volvió tratamos de preguntarle cómo le había ido, cómo estaba su familia y cómo era China.

Ahhh!! dijo-  con una expresión de buena idea… -“¡¡Tumolou Piccha!!”-. Cómo no le entendiamos bien,  para asegurarnos le pedimos a la que más sabía inglés, si podia traducirnos lo que Shayo quería decir…

Cuando Shayo le explicó, nuestra amiga muy seria dijo: – “Ella dice, que mañana va a traer pizza”-. Todas dijimos -¿Really? ¿De verdad?- y la chinita sonriendo movia su cabeza diciendo -¡Yes!-. 😀

De pronto una de mis compañeras muy animada dijo. ¡¡Entonces mañana no traemos almuerzo, porque Shayo nos va a traer pizza!! Todas muy contentas le decian “thank you Shayo”. (Gracias Shayo).

Al dia siguiente, cuando llegó la hora de nuestro almuerzo, nos juntamos y la esperamos. De pronto, aparece Shayo Hong muy contenta y con un gran álbum de fotos. Con una sonrisa de oreja a oreja, nos dice mostrándonos su álbum: -¡”Piiiccha, from China and my family”!- (¡Fotos de China y mi familia!) 😀

¡Qué mal entendido! jajaja 😀

Todas la miramos, nos miramos y nos reimos y seguiamos cuando mirabamos sus fotos, porque no podiamos calmar la risa. Shayo reia también, aunque ninguna pudo explicarle. 🙂

Al final, entre muchas risas, lágrimas y fotos de China, las más precavidas tuvimos que compartir lo poco y nada que habiamos llevado para comer. 😀

Cuando me acuerdo de mi amiga Shayo y sus “Picchas”, como decía ella al tratar de decir  “Pictures”, “fotos”  en ingles…  todavia me da risa.

A veces la encuentro en alguna tienda y la saludo; y aunque todavia poco le entiendo, ambas sonreimos y conversamos con gestos gratos; cuando nos despedimos, ella me sigue sonriendo y se vá. Yo la quedo mirando y no puedo dejar de sonreir también, pensando en que quizá cuando la vuelva a encontrar, le pueda contar que ella me dejó para siempre, el recuerdo más chistoso de  las confusiones que se producen con los idiomas. 🙂

Post relacionados:

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Requerido *