Como Ser Una Mamá Feliz

mamá

Me gusta ver la sonrisa de mis hijas cuando en nuestras conversaciones salen a relucir los detalles y pormenores del dia cuando cada una de ellas nació. Les cuento los detalles de la historia de lo que sucedía alrededor, de cómo estaba el clima ese dia, a que hora fue. Lo que pasó minutos antes que nacieran, las actividades que hice el dia anterior y también les hablo de las “maldades” que hacían cuando fueron creciendo.

Siempre, salen a relucir detalles nuevos para recordar y que nos hacen reir a todos. A menudo me pregunto… ¿Cómo hice para vivir la experiencia de ser una mamá contenta desde que llegaron a mi vida?… Y se me vienen a la mente los recuerdos de algunos típs que me funcionaron y me ayudaron a disfrutar mi vida con ellas.

Estos típs que expongo a continuación son los que se convirtieron en hábitos que facilitaron mi vida como mamá

1.Crea una rutina: El nacimiento de un hijo, genera cierto desorden en tu vida, cambia los horarios, provoca estrés y frustraciones. Para mejorar esto crea una rutina diaria de horario de siesta para tu bebé, y mientras duerme puedes poner tu casa en orden, preparar la cena o hacer algo que tengas pendiente o que te guste hacer.Una madre debe saber que una rutina, le ayuda a hacer pequeñas cosas y a sentirse realizada.

2.Vé el cuadro completo: Disfruta los pequeños momentos y no te enfrasques en lo negativo de algunas situaciones. Por ejemplo, cúando tu hijo tira al toilet todo el papel higienico, puede que no sea algo divertido para tí, pero para el niño sí, porque está aprendiendo. Una madre hace un esfuerzo por pensar y visualizar las opciones de enseñanzas que puede dar a sus hijos y disfruta de esos momentos.

3. Planea cada dia: Si al despertar nos preguntamos Que podriamos hacer hoy, es un signo de que no haremos nada. Planea actividades para crear memorias apreciables. Los niños son felices cuando ven a sus madres felices. diviertete planeando un simple picnic en un parque o en el patio de tu casa, cocinando galletas. Esos buenos momentos siempre los recordaran.

4. Toma un tiempo para descansar: Todas las madres pueden reconocer cuando necesitan un tiempo de descanso y preocupación por ellas; necesitan un tiempo de tranquilidad por lo menos unos 20 minutos. Por ejemplo: Cuando el niño está tomando una larga siesta, también tú puedes tener una siesta. Esas siestas pueden ser productivas para ti, porque reducen la ansiedad y puedes volver a disfrutar  el tiempo que compartes con tu hijo.

5. Ayuda a otras madres: Toda  mamá, pasa por un tipo de montaña rusa, viven con un ánimo alto y bajo. Podemos darnos cuenta cuando una madre necesita ayuda y podemos ofrecersela. Por ejemplo, Cuando vemos a una madre que no está sintiendose felíz, podemos conversar con ella, ofrecernos para cuidar a sus niños o darle un abrazo para que sepa que no está sola. Las madres que no son felices te lo agradeceran.

Ojalá, estos cinco hábitos, te ayuden a ser una madre y felíz.-

Marisol 😉

Post relacionados:

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Requerido *